domingo, 24 de enero de 2010

MI HOMBRE....ERES TÚ

Soy la rosa azul...el imposible y certero amor que envuelve tus días.
Observa mi extraña belleza; es única y te extasia, te embruja, te lleva a soñar a paradisíacos y prohibidos jardines en los que dar rienda suelta a tu pasión.
Acércate con sigilo y, con delicadeza, aspira el especiado y dulce aroma que mis suaves pétalos te ofrecen.
Liba con suma suavidad el néctar que en su interior esconde y deléitate con los inigualables sabores a lujuria y placer guardados para tí.
Soy la rosa que tiñe de mil colores tu ardiente piel; la que evoca tu aroma entre las suaves sábanas aún calientes de tí.
Y, ante tu mirada de deseo y lujuria, me voy despojando poco a poco de mis pétalos, para mostrarme en pura y delicada desnudez.
Soy tu fantasía; el sortilegio que te lleva a la locura, que hace brotar lo inconfesable en tu piel, que te incita al deseo, que te despoja el cuerpo de falsas vestiduras, que hace que seas TÚ; tan solo y únicamente TÚ.
Sin mentiras, sin engaños, sin falsas máscaras tras las que perderse.
Pero...ten cuidado; mis espinas también desgarrarán tu piel en el fuerte abrazo.
Es la ofrenda que entregarás a los dioses por mi amor.

5 comentarios:

Jesús dijo...

Preciosa forma de describirte.

Me gustó el fondo y la forma.

Un beso.

Juanjo dijo...

Es todo un detalle por tu parte mostrar las espinas al tiempo que los pétalos. Como hacen las rosas. Y que tu hombre escoja sabiendo.

Gracias por tu visita al blog.

Saludos.

la rosa azul dijo...

Querido Jesús: como las bellas rosas, así se ofrece la belleza del amor; pura, plena de desnudez, fragante y seductora.
Un beso suave como sus pétalos.

la rosa azul dijo...

Hola Juanjo; cómo no,todo en la vida tiene su placer y su dolor; todas nuestras acciones nos reportan satisfacción, a la vez que consecuencias no tan gratificantes.
C´est la vie, amigo.
Gracias por tu visita

Anónimo dijo...

Tres intiresno, gracias